Siempre me he sentido atraida por lo esoterico, aunque jamas he seguido una tendencia concreta, quizas es que como en todo, no me gusta seguir una linea ya trillada, me encanta ir cogiendo poquitos de muchos sitios, y sola hacerme una empanada mental con cada concepto, adecuandolo a mi manera de ser, dispuesta en todo momento a cambiar de idea y de opinion, dependiendo de las experiencias o de las vueltas que me deja dar la vida. Aun asi siempre me han llamado mucho la atencion los Templarios, los Druidas, la Hermandad Blanca, la Wicca, el Tarot, la Mitologia, la Cabala, la Alquimia ...

Aunque dispares, para mi estos temas siempre han estado relacionados entre si, todos tienen un componente enorme de simbolismo, ademas de una muy comoda lejania historica. Quizas sea eso lo que mas me atrae de ellos, el que pese a todas las teorias que podamos formular sobre sus inicios, estos nos estan velados por los simbolos. Cada cultura ha dado un significado propio a cada simbolo. La misma serpiente que para los cristianos simboliza al demonio, para los orientales es simbolo de sabiduria y para los aztecas fue la imagen de su dios Quetzaltcoatl.

 

 

De esta manera, los simbolos se nos muestran como algo claro, que no necesita de palabras ni explicaciones para su comprension, alejandonos asi de las verdades de quienes los plasmaron y utilizaron por primera vez, ya que somos casi incapaces de adentrarnos en las realidades personales que hicieron valer su primer significado. Pero, si somos conscientes de esto, podemos valernos de ellos para ahondar en nosotros mismos, buscando en nuestro interior, libre de prejuicios, un resonar afin. Y es que en el fondo, lo que el hombre siempre ha buscado plasmar en simbolos exteriores, es su propio interior, unico lugar donde podemos buscar y encontrar la verdad.

 

 

Volver a la pag principal